El inicio de un año escolar siempre es una buena oportunidad para establecer metas y expectativas de lo que vendrá. Al iniciar una nueva etapa existe una motivación adicional la cual debe mantenerse hasta alcanzar la meta. Para poder alcanzar las metas establecidas, es necesario desarrollar hábitos de estudio y de organización que contribuyan a lograr las metas esperadas. Con el transcurrir el tiempo, es fácil olvidarlas o darse por vencido.  Sin embargo, La palabra de Dios nos dice en Colosenses 3:23 “y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres.” Este versículo nos da una nueva perspectiva de el esfuerzo que debemos poner en práctica durante el nuevo año escolar.

Los hábitos de estudio son aquellas conductas que los estudiantes practican regularmente para incorporar saberes a su estructura cognitiva. A continuación detallamos algunas técnicas de organización que pueden ayudar a que este año escolar sea exitoso:

 

  1. Salmos 37:5 “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él y él hará.” Como hijos de Dios, no podemos esperar prosperar en algo sin dejarlo previamente en manos de Dios.

 

2. Lugar de estudio: Debe ser un lugar despejado y lejos de distracciones. Es necesario tener en ese lugar todo lo necesario, cómo ser lápices, pegamento, libros, regla etc. También debe ser un lugar con buena iluminación.

 

3. Agenda: Una manera sencilla de tener presente todo lo que se debe hacer es llevando una agenda, o una lista de todo lo que se debe terminar para el siguiente día. Al ir completando cada una de las asignaciones se pueden ir marcando de manera que se va viendo avances.

 

4. Manejo del tiempo: Es importante seguir un horario realista. Se puede hacer un horario que incluya tiempos de descanso al finalizar cada tarea. También es muy útil tener calendario que incluya las fechas importantes, como ser fechas de entrega, exámenes, proyectos etc.

Eclesiastés 9:10 nos dice “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas.” y en Génesis 39:2 “Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero.” Al iniciar el nuevo año escolar, podemos confiar que si lo encomendamos en manos de Dios y hacemos nuestro mejor esfuerzo, será un año exitoso.

 

– Pamela de Lara
Coordinadora del Programa SPEED de Secundaria, ALP